El Santuario. Localización y enlaces de interés

El acceso al lugar se puede realizar desde la autovía A-601, Autovía de Pinares, en la salida 44, dirección Viloria y desde allí girar a la derecha. Otra opción es el acceso desde la villa de Cuéllar, en concreto desde su zona norte, junto al castillo, tomar la carretera provincial SG-P 2041 que lleva directamente al Henar. Una vez allí habrá aparcamientos habilitados de cara al Año Jubilar. Accede a la ubicación aquí

 

SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DEL

El Santuario

El santuario une riqueza patrimonial y religiosa y cuenta con una gran pradera en la que poder disfrutar de un día de campo. Es un enclave natural entre dos provincias. A cinco kilómetros de la localidad segoviana de Cuéllar y a tres del municipio vallisoletano de Viloria se encuentra el Henar, un enclave natural creado en torno al santuario.

Los textos narran la existencia de una ermita ruina en el año 1430. Con el paso de los años, se convirtió en el templo (en 1664), Al incrementarse progresivamente la devoción mariana. En el año 1759 se construyeron el camarín, el crucero y el claustro adosado a la iglesia.

El primer documento que se conoce sobre un poblado medieval, Santa María del Henar, data del año 1247, donde aparece pagando diezmos al obispo de Segovia. El poblado debió desaparecer y en pie quedó la pequeña iglesia o capilla, que con el tiempo fue deteriorándose.

Las pinturas del interior pertenecen a José Micot, que realizó las de la cúpula en el crucero, que representa la glorificación de la virgen María, así como las pinturas y decoraciones de la cúpula del camarín de la Virgen, donde también se encuentran una colección de colores pintados de la escuela flamenca, pertenecientes a Antón Wolfaert, de la escuela Rubens.

Con la llegada de los Carmelitas, en el año 1924, llegaron las mejoras en el Santuario. Realizaron una restauración a fondo entre los años 1989-1981, cuando se construyó un pórtico nuevo de piedra con una escalinata y triple arco. El claustro se cubrió con una cristalera en la iglesia se instaló suelo de mármol. También se organizó parte del entorno.

Su aspecto general es de una sencillez absoluta, de limpieza de líneas. Una monumental escalinata coronada de espacioso pórtico de triple arquería, todo en piedra, conduce hasta el templo. Su única nave con planta de cruz latina es ocultada por las edificaciones adosadas al exterior.

Fue construido el templo en dos etapas: desde el coro al crucero en 1644 y el crucero y camarín en 1748.

Interior del santuario

La bóveda de la primera parte está cubierta con típica tejería y la de la segunda con destacadas pinturas de estilo barroco, del XVIII, del artista valenciano- segoviano José Micot, que luego pintaría en El Escorial.

El retablo mayor fue tallado por el maestro Durán de Peñafiel en 1748. El mismo artista labró los altares del crucero, de igual estilo en los que se venera una talla de San José, de la escuela de Gregorio Hernández y otra de San Antonio, atribuida a Mena.

Los altares laterales, de estilo neoclásico con adornos rococó, están dedicados a los santos Cosme y Damián y otro a la Virgen del Carmen, talla moderna policromada de: Llobet (1.924)

El Camarín de la Virgen

Es la dependencia del Santurario que mejor ha conservado la sugestiva y evocadora belleza del siglo XVIII. (1.748) Por derivación, en loS santuarios marianos se dio el nombre de camarín a la capilla situada detrás del altar mayor y dedicada al ornato exclusivo de la imagen, siendo, por sí mismo pieza principal. Lo preside un bellísimo altar neoclásico con adornos del rococó y excelente dorado, al que se sube por una escalera de mármol.

En LA VIRGEN DEL HENAR SANTUARIO Dsu hornacina central, la misma del altar mayor del templo, se halla el trono de la Virgen del Henar que gira sobre su eje cuantas veces deseen los fieles besar la sagrada Imagen. La cúpula está decorada con pinturas que narran escenas referentes ala Virgen del Henar y personajes bíblicos relacionados con María.  Sobre las paredes resaltan siete cobres del artista flamenco Anton Wolfaert con escenas de la Pasión; uno de ellos sobre la vida de San Antonio de Padua, es de la escuela de Rubens.

En el centro del pavimiento de halla el sepulcro de Sor Martina, quien sugirió a los carmelitas la idea de hacerse cargo del Santurario. Dos puertas antiguas de nogal, un vitral artístico y un cuadro de la Inmaculada del padre Julio Ibáñez completan el adorno de la estancia.

Sala de exvotos

Tiene una elegante presentación en sus 17 metros de vitrinas donde se hallan expuestos algunos de los objetos históricos y artísticos relativos a la Virgen del Henar. Destaca un manto del Rey Carlos III, de raso de seda natural azul con estrellas y varios ejemplares más de variados colores, como el terno bordado en oro fino sobre tisú de plata, de 1724.

El Convento

Una puerta de verja conduce al claustro y convento que se halla adosado a la antigua fachada del Santuario formada por la puerta ojival y la torre.  El convento fue construido en 1976 para vivienda familiar del administrador.

Enlaces de Interés

-Información turística de Cuéllar y su entorno: Pulsa aquí 

-Ruta de senderismo por el entorno del Santuario. Senda del Henar. Descarga el folleto aquí

Servicios Turísticos