Medio centenar de peregrinos de todas las edades recorren los 48 kilómetros entre Valladolid y el Santuario del Henar en la tradicional ‘Carrera del Ramo’

13.10.21 Coincidiendo con la festividad del Pilar y en el año Jubilar Henarense casi medio centenar de peregrinos de todas las edades y varias generaciones participaron en la tradicional ‘Carrera del Ramo’, prueba por relevos que les hizo recorrer 48 kilómetros que separan la salida en Valladolid de la meta en el Santuario del Henar.

image3 editedLa carrera, que se celebra desde 1.959, adopta su nombre porque los corredores portan flores durante la prueba que a su llegada al templo a la Virgen. La también conocida como 'Carrera a El Henar' ha alcanzado su edición número 63 y se ha celebrado año tras año de forma ininterrumpida para unir deporte y devoción, según sus creadores. La peregrinación arrancó a las 8,30 de la mañana, desde la pucelana parroquia de La Milagrosa, una vez que el ramo de flores oficial fuese bendecido en un breve acto celebrado en esa iglesia.

Ritmo vivo
El primer corredor inició su recorrido por el paseo Juan Carlos I para dirigirse a la carretera de Segovia por la que se desarrolló prácticamente toda la carrera. Cumpliendo cada atleta con la distancia asignada, y con un ritmo vivo, se fueron sucediendo los relevos de los 44 corredores participantes.

image2 edited
Fueron especialmente emotivos, según informa Segovia Audaz, los cambios que se efectuaron en las poblaciones por las que pasó la carrera, donde sus habitantes salieron a animar con sus aplausos a los esforzados peregrinos, en esta ocasión de forma muy especial y contenida y a una distancia prudencial por las recomendaciones sanitarias.

Expectación
Merece especial relieve la atención prestada a la carrera por los pueblos de Arrabal de Portillo, Santiago y San Miguel del Arroyo y Viloria del Henar, donde hay un verdadero ambiente en torno a esta manifestación deportiva anual, que es contemplada por muchos de sus vecinos.

image4 editedLlegados al Santuario acompañados de muchos de sus familiares, formaron un gran ramo con las flores que cada atleta había portado en su relevo que se ofreció a la Virgen de El Henar. Durante la celebración eucarística se leyó la ofrenda de la carrera de este año, glosando de forma especial el Año Jubilar Henarense, que ha impregnado la edición de este año y también la difícil situación que sigue atravesando nuestra sociedad a causa de la pandemia y haciendo votos por su recuperación. Después de pasar por el camarín de la Virgen de El Henar, se dieron por finalizadas las actividades en torno a esta LXIII Carrera Al Henar.